Se quedará conmigo!

Fue a principios de febrero, era miércoles creo y ya pasaban de las 7 de la noche. Ibamos peseta y yo (peseta es mi carro y es gay), rodando para mi casa, escuchando música y pensando en no se que tantas cosas.,  cuando notamos a la orilla del camino un  perrito negro, por mi casa siempre hay uno que otro animalito vagando, pero este en particular me llamo demasiado la atención.

Detuve el carro de repente, unos metros delante de él, sin pensar en lo oscuro que estaba y lo peligroso que era para mi estar en una zona solitaria a riesgo de que me chocara un carro o me pasara algo mucho peor.  Mi primer impulso fue llamarlo (chivi, fue el nombre que se me ocurrió), pero al verme trato de correr. Mi miedo se intensifico, pensé por un momento que si seguía llamándolo correría a la carretera!…me senté en mi carro, pensé dejarlo ahí, !no pude! soy demasiada obstinada cuando algo se centra en mi cabeza y no pienso en nada más hasta solucionar ese asunto que me ofusca. Bajé la cabeza y pense “Dios mio dame una idea para agarrarlo! no dejes que lo choquen ni que me muerda por favor”, mientras el perrito seguía caminando, arrastrando sus patitas con un andar “de borracho”, debía estar bien desidratado el pequeñito :(!!. Entonces esperé, deje que se fuera delante de peseta, pensé que sin fuerzas, si yo venía desde atrás no podría defenderse..y asi lo logré!! yo ni se como se me ocurrió semejante locura, sin guantes, sin protección. Lo monté en el baúl porque (naturalmente) el perrito hedía a muerto viviente y así seguí mi camino a casa. Escribí a una organización que ayuda con los perros callejeros pero fue muy poca ayuda la que recibí, a pesar de ser yo voluntaria de esa organizacion (vaina que me dió tanta rabia que después de mucho pensarlo renuncié a cooperar con quienes no se notaron prestos a ayudarme).

Llegué a casa y le puse comida y agua, al día siguiente lo lleve a una vet que  ayudan también con animales callejeros, ahí si me dieron la mano, al fin!!!. El perrito permaneció 5 días en la vet y de ahí de nuevo a mi casa.

Intenté por todos los medios buscarle hogar, pero hasta ahora ha sido imposible. Todos se muestran interesados por los perros pero al momento de la “verdadera ayuda” nadie puede, nadie tiene tiempo ni espacio. Yo decidí quedarme con él, lo bauticé con el nombre de Café porque asi se llama el sector donde vivo. Café no es un perro normal, recibió un fuerte golpe en la cabeza que al parecer lo dejo medio ciego y bobo, pero es super cariñoso y muy docil.

Me llena de alegría saber que ya no está en las calles pasando las de cain, tengo 5 perros en casa (contando a Café) a veces no puedo darles todas  las atenciones que quisiera, pero me reconforta saber que todos tienen un hogar donde sentirse seguros.

Café es pana full de los otros perros, a veces pienso que algun día amanecera muerto por todos los daños que sufrió, espero que al menos si eso pasa, pueda hacerlo en mi patio antes de encontrarlo a la vera de esa carretera donde a principios de febrero mi vida cambió cuando peseta se detuvo para ayudarlo.

Anuncios
Comments
One Response to “Se quedará conmigo!”
  1. robert garcia dice:

    T_T muy bonita la historia de café jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: